viernes, 25 de mayo de 2012

Retama X

El género Retama, perteneciente a la familia de las Leguminosas (Leguminosae), está representado por dos especies en la Península Ibérica y ambas están presentes en la provincia de Cádiz. Las dos tienen el porte de un arbusto mediano o grande, e incluso pueden alcanzar el de un pequeño árbol. Sus hojas caen rápidamente, con lo que su aspecto característico, cuando no están en flor, se debe a sus ramillas largas y delgadas.
Retama X
La floración suele ser abundante, lo que da a los ejemplares de las dos especies un indudable atractivo. Retama monosperma tiene flores blancas y su hábitat característico son los arenales costeros del suroeste de la Península Ibérica y noroeste de Marruecos, aunque se ha naturalizado en diversas zonas de la Península. En Cádiz es propia del litoral, aunque se la puede ver también en algunos puntos del interior.

Retama monosperma
Retama sphaerocarpa tiene flores de color amarillo y de menor tamaño que las de R. monosperma. Es frecuente en la mayor parte de la Península Ibérica y noroeste de Africa, y en la provincia de Cádiz es más fácil de encontrar en el interior, aunque también se la puede hallar en puntos cercanos al litoral.
Retama monosperma
En flor son fáciles de distinguir, como ya se ha podido adivinar por lo dicho, pero fuera del período de floración las diferencias no son tan evidentes. Tendríamos que fijarnos en las ramillas, que en R. monosperma son de sección circular y con costillas en forma de “T”, con la parte superior plana, mientras que en R. sphaerocarpa las costillas tienen forma de “V” invertida, lo que les da un aspecto más anguloso.
Retama sphaerocarpa
El período de floración también es muy diferente: en Cádiz la retama blanca comienza a florecer de ordinario a finales de invierno, ya en pleno mes enero, tiene su máximo esplendor entre febrero y marzo y a principios de abril aún se pueden ver algunas flores; en cambio la retama amarilla suele comenzar a finales de abril y tiene su esplendor entre mayo y principios de junio.
Retama sphaerocarpa
En el año 2004 encontramos en flor un raro ejemplar de retama en el pinar de Las Canteras, en Puerto Real. Sus flores eran de menor tamaño que las de R. monosperma, pero algo mayores que las de R. sphaerocarpa, y no tenían el blanco puro de la primera ni el amarillo vivo de la segunda, sino que eran de un color amarillento pálido, digamos que “crema” o “hueso”. La mayor parte de las características de este espécimen, con ser claramente de retama, eran intermedias entre las de las dos especies conocidas de este género en la zona, desde el tamaño y color de las flores al período de floración, pasando por la forma de las ramilla, así que al existir ejemplares de ambas en un radio inferior a los cien metros alrededor nos dio por pensar que habíamos encontrado un híbrido.
Retama X
No nos pareció raro el caso, ya que son especies del mismo género y por tanto estrechamente emparentadas entre sí, y aunque los períodos de floración son muy diferentes generalmente se encuentran ejemplares de floración tardía de retama blanca en la zona. Buscamos información acerca de híbridos de retama y no encontramos nada en absoluto; de hecho, aún no hemos encontrado nada alusivo a este tema, ni en libros ni en internet.
Retama X
En un principio encontramos tres ejemplares juntos, uno de tamaño mediano y dos pequeños. Estos últimos murieron en un verano especialmente seco, pero el otro aún vive y en esta primavera ha tenido una floración especialmente abundante. Gracias a esto, y quizás debido a las características meteorológicas de los últimos meses, hemos conseguido reunir flores de las tres retamas para las fotos que incluimos: algunas rezagadas de R. monosperma, las últimas del supuesto híbrido y las primeras de R. sphaerocarpa. Este año lo hemos logrado por primera vez, aunque las flores de las dos primeras están un poco ajadas.
Flores de R. sphaerocarpa, Retama X y R. monosperma
También este año nos hemos decidido a recabar la opinión de un reconocido especialista. Nos confirma – implícitamente – la ausencia de citas de híbridos de retama en la Península, y también – explícitamente – la posibilidad real de que las dos especies hibriden entre sí, ya que tienen el mismo número de cromosomas, aunque opina que no se trata de un híbrido. Nos dice también que el problema no es fácil de solucionar y sólo técnicas moleculares podrían dar alguna pista y que, dado que existe un solo individuo, la aplicación de estas técnicas tan caras no es aconsejable para únicamente satisfacer una curiosidad.
Flores de R. monosperma, Retama X y R. sphaerocarpa
En fin, que quien lea estas líneas saque sus consecuencias y forme su opinión. Y si alguien sabe algo del tema o está interesado en él, le agradeceríamos enormemente que nos lo comunique. Hemos bautizado al ejemplar raro que encontramos como Retama X por la incógnita que nos plantea, pero también porque mientras nadie nos demuestre lo contrario, no podemos evitar tener la íntima convicción de haber encontrado un híbrido de Retama monosperma y de Retama sphaerocarpa, y de haber sido los primeros en plantear públicamente este tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario