martes, 5 de febrero de 2013

Eryngium corniculatum

La mayor parte de las plantas que suelen denominarse popularmente como cardos pertenecen a la familia botánica de las Compuestas (Compositae o Asteraceae). Aunque en mucha menor cantidad hay algunas especies de cardos que pertenecen a otras familias, como las del género Dipsacus, que pertenecen a la familia Dipsacáceas (Dipsacaceae), o las del género Eryngium, de las Umbelíferas (Umbelliferae).
Eryngium corniculatum
El género Eryngium está bien representado en la provincia de Cádiz, con especies bastante comunes como el cardo marino (Eryngium maritimum) o el cardo corredor (Eryngium campestre), y otras poco frecuentes, como Eryngium galioides o Eryngium corniculatum, que es del que nos vamos a ocupar ahora.

Eryngium corniculatum es una planta propia de lagunas y lugares de encharcamiento estacional. Su distribución general se inscribe en la región Mediterránea Occidental, incluyendo a la Península Ibérica, Cerdeña y Marruecos; dentro de la Península se extiende a la mitad occidental.
Eryngium campestre
Eryngum corniculatum se distingue fácilmente de otras especies del género gracias a la bráctea espinosa o “cuerno” que sale de la inflorescencia y le da nombre.
La cita más antigua de la especie en la provincia es de Reuter, de 1852, en Sanlúcar. Esta y otras dos más son recogidas por Pérez Lara en la cuarta parte de Florula Gaditana, publicada en 1892, aunque él no llegó a encontrar ejemplares de esta planta. En particular menciona una cita de Dufour de Torregorda, entre San Fernando y Cádiz, y otra de Fauché en El Trocadero, cerca de Puerto Real.
Eryngium corniculatum
Sin duda, la población más conocida en el siglo XX es la de la Laguna de La Paja, en Chiclana. Varios botánicos han observado esta planta aquí desde que el famoso Pius Font i Quer la encontrara en la primavera de 1925. Así lo describe en su artículo Notas sobre la flora gaditana, aparecido en el Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural: “Junto a Chiclana, rodeada de pinares en gran parte, está la Laguna de La Paja, de muy poco fondo, pero bastante extensa. En sus orillas recogimos diversas notables especie, entre otras, muy abundantes ejemplares de Eryngium corniculatum, y la Scorzonera fistulosa, ...”.
Eryngium corniculatum
Muchas agresiones ha sufrido desde entonces la Laguna de La Paja, disminuido su vaso,  eliminados la mayor parte de los aportes de agua y rodeada de carreteras y edificaciones. A pesar de ello podemos dar fe de que sobrevive la población de Eryngium corniculatum, o al menos sobrevivía el año 2011, en que la vimos por última vez. No así la de Scorzonera fistulosa, especie que se tiene por extinta en la provincia.
Eryngium corniculatum
Ya en el siglo XXI se han publicado citas de la comarca de La Janda, como la de Aparicio, Pérez Porras y Ceballos, que hablan de una extensa población en Las Lomas, Vejer, en el libro Bosques-Isla de la Provincia de Cádiz, publicado en el año 2001, o como la que aparece en el volumen III de la Revista de la Sociedad Gaditana de Historia Natural, publicado en 2003, debida a Federico Sánchez Tundidor, que se refiere a una bonita población en las cercanías de Casas Viejas en su notable artículo Novedades florísticas en la provincia de Cádiz.
Eryngium corniculatum
Una última localidad que hemos de añadir es la Dehesa de Las Yeguas, en Puerto Real, donde desde abril de 2001 tenemos localizada una población en una zona de encharcamiento temporal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada