martes, 26 de febrero de 2013

Dittrichia graveolens

Pocas plantas son más frecuentes en cunetas de carreteras y caminos, en baldíos y escombreras, en márgenes de cultivos y en solares más o menos urbanos, y en general en cualquier terreno ruderal, como la altabaca u olivarda: Dittrichia viscosa, de la familia de las compuestas (Compositae o Asteraceae).
Dittrichia graveolens
Menos conocida es la otra especie del género Dittrichia presente en la Península Ibérica: la olivardilla o Dittrichia graveolens. Es una planta herbácea y anual más grácil y endeble que la altabaca, que es una mata que puede alcanzar proporciones arbustivas. Tanto el porte general como el tamaño de todas sus partes son menores en la olivardilla que en la olivarda, y es por eso por lo que podríamos considerar a Dittricchia graveolens como la “hermana pequeña” de Dittrichia viscosa, aunque bien mirada pueda parecerse más a otras plantas de la misma familia; por ejemplo, a las del género Conyza.
Dittrichia viscosa
El propio Linneo la determinó en 1755 como Erigeron graveolens, y desde entonces ha recibido varios nombres: Solidago graveolens, Inula graveolens, Cupularia graveolens, Pulicaria graveolens, hasta que en 1973 Werner Rodolfo Greuter creó el género Dittrichia y encuadró a la olivardilla en él, con lo que le asignó el nombre que se acepta en la actualidad para esta planta.
Dittrichia graveolens
En Flora Vascular de Andalucía Occidental está considerada como bastante frecuente en todo el territorio; según esta publicación su distribución general se extiende por las regiones Mediterránea e Irano-Turánica. En otra publicación de referencia para Andalucía, Flora Vascular de Andalucía Oriental, es calificada de muy rara.
Dittrichia graveolens
En http://www.anthos.es/ base de datos en línea auspiciada por el CSIC, figuran varias citas del norte de la provincia de Córdoba y una del sur de la de Sevilla, y ninguna en Huelva y Cádiz. No hemos conseguido hasta ahora encontrar ninguna observación o referencia expresa de Dittrichia graveolens para la provincia de Cádiz en publicaciones botánicas o en  páginas de internet; ni nuestro admirado José María Pérez-Lara la incluye en su Florula gaditana, ni aparece en la bibliografía de referencia para la provincia que manejamos, salvo en la citada Flora Vascular de Andalucía Occidental. Pero al final, en el campo hemos tenido más suerte.
Dittrichia graveolens
Hace ya unos cuantos años que nos tenía intrigados la contradicción entre la supuesta frecuencia de Dittrichia graveolens en Cádiz y la ausencia de observaciones publicadas, así que llevamos tiempo buscándola. Pero no tuvimos éxito hasta el otoño del año 2009, en que encontramos la primera población en la zona de Puerto Real conocida como Sorozno, y un par de meses después la segunda en La Suara, en el término municipal de Jerez. Al año siguiente encontramos una más en el pinar de la Dehesa de Las Yeguas, también en Puerto Real, uno de los lugares de la Bahía que más hemos visitado.
Las tres poblaciones crecen sobre terrenos arenosos, pobres y de carácter ácido, parcialmente alterados por el hombre, cerca de caminos o de zonas de tránsito de personas, diferente de las zonas severamente ruderalizadas en las que estamos acostumbrados a ver a Dittrichia viscosa.
Población de Dittrichia graveolens con ejemplares de Dittrichia viscosa
No nos extrañaría encontrar más poblaciones, o que otros aficionados las encuentren, o que las hayan encontrado ya y nosotros no nos hayamos enterado, pero, que sepamos, estas tres son las primeras y las únicas conocidas hasta ahora en la provincia. A los que lean esto y sepan algo más les rogamos que nos lo comenten aquí, porque estamos convencidos de que es una especie insuficientemente conocida en la provincia, una planta que ha pasado desapercibida para la mayor parte de botánicos profesionales y aficionados.

6 comentarios:

  1. Hola Paco, interesante descubrimiento, como siempre, He estado mirando mucho ultimamente la Flora Vascular y hay muchas especies que se dan como frecuentes en todo el territorio y luego si encuentras algo es poquita cosa. Cuando vaya a las yegüas buscaré esta plantita.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanjo
      La Flora Vascular de Andalucía Occidental es un libro necesario, pero no suficiente. Resumió en su día lo que se sabía sobre la flora de Andalucía Occidental y todavía es la base para los que nos interesamos por las plantas de la zona pero, lógicamente, no es completo; no creo que ningún libro de ciencia lo sea, siempre hay algo más que descubrir. Pero incluso para aportar algo nuevo al conocimiento de una especie hay que partir de libros de referencia como este, o como Florula gaditana de Pérez-Lara, que resumía la información disponible un siglo antes.
      Un abrazo, y gracias por acercarte a nuestro blog.

      Eliminar
  2. Si, por supuesto que es necesario, es un libro muy útil, pero eso, me llama la atención el tema de las distribuciones y los mapas. Ni siquiera Flora Ibérica lo recoge todo pero desde luego gracias a la Flora Vascular he identificado muchas especies y lo sigo haciendo.

    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Sobre Flora Vascular: Hace poco un amigo me pasaba unas fotos de posible Echium parviflorum. Miré en FV Occ. y Or. y como no aparecía estuve perdido un tiempo. Finalmente le pasé las fotos al amigo Iñigo y la identificó como tal. Parace que FV debe actualizarse. Aunque yo aún seguiré utilizándola.
    Bueno, yo también buscare esta Dittrichia. Un saludo amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Manuel.
      Nosotros también la utilizamos y la seguiremos utilizando. Es una de las obras básicas con las que hemos aprendido y seguimos aprendiendo. Y entre todos los que amamos las plantas y la utilizamos, la estamos actualizando a nuestra manera con nuestras observaciones. Cuando nos damos cuenta que tal o cual especie no está en la FVAO, o tal o cual dato no corresponde con nuestras observaciones, no es que estemos cuestionando el trabajo de los que la redactaron, sino que modestamente mantenemos viva esta obra a la que tanto tenemos que agradecer.

      Eliminar
  4. Efectivamente, ahi está la clave, no cuestionamos el trabajo, igual lo que ahora es raro cuando hicieron esa obra era abundante y así lo recogieron. Y por supuesto a todos se le escapan cosas... Lo bonito de esto es poder compartir observaciones y entre todos ir completando el mapa de la flora gadita.

    Salu2

    ResponderEliminar