sábado, 26 de enero de 2013

Rhodalsine geniculata

Conocida también como Minuartia geniculata o Arenaria geniculata, Rhodalsine geniculata es una humilde planta perenne de la familia de las cariofiláceas (Caryophyllaceae), de delgados tallos y pequeñas flores rosadas. Aunque es frecuente en Andalucía Oriental, en Andalucía Occidental es bastante escasa.
Rhodalsine geniculata
Es propia de zonas secas y soleadas próximas al mar, ya sea sobre suelos arenosos o roquedos, generalmente entre el nivel del mar y los 400 metros. Distribuida por la región mediterránea, principalmente en la mitad sur, y Canarias; en la Península Ibérica se extiende por el litoral, desde Valencia hasta el sur de Portugal.

Rhodalsine geniculata
Es fácil confundir a Rhodalsine geniculata, tanto por su apariencia como por compartir hábitat, con algunas especies bastante comunes del género Spergularia, perteneciente a la misma familia. Pero las especies de Spergularia poseen estípulas escariosas en la base de sus hojas, mientras que Rhodalsine geniculata carece de estípulas; aunque existen otras diferencias, esta característica es la que permite evitar la confusión en el campo de manera más fácil.
Spergularia fimbriata, con estípulas en la base de las hojas
En Cádiz, la mayor parte de las citas son bastante antiguas. Pérez Lara la incluye como Alsine procumbens en la continuación de la quinta parte de Florula gaditana, publicada en el número de los Anales de la Sociedad Española de Historia Natural correspondiente a los años 1895 y 1896, enumerando observaciones propias y de diferentes autores: en Gibraltar (Kelaart, Dautez, Reverchon), entre San Fernando y Cádiz (Lange), en las proximidades de Cádiz (Bourgeau, Chape, Colmeiro) y en el Cerro de Los Mártires de San Fernando. De Gibraltar aún existe alguna cita en el siglo XIX no registrada por Pérez Lara (Rouy, Willkomm), y un par de ellas más en el XX (Linares, Martín & Ocaña)
Rhodalsine geniculata
Con posterioridad a la obra de Pérez Lara, las citas son más escasas en la provincia. En Cádiz la citan Mas Guindal en 1902 y López & Grau en 1952, mientras que Devesa, Pastor y Talavera la observaron en los alrededores de San Fernando en 1978. Iñigo Sánchez añadió una localidad más para la especie en el Pinar de Barbate, en 1995, pero no pudo confirmar el resto en las prospecciones previas a su libro Flora amenazada del litoral gaditano, publicado en el año 2000.
Rhodalsine geniculata
Galiano y Silvestre la califican de poco frecuente en su trabajo de 1977 Catálogo de las plantas vasculares de la provincia de Cádiz, mientras que Iñigo Sánchez la considera rara en la obra citada.
Entre 2002 y 2005 hemos tenido ocasión de confirmar la presencia de esta especie en varios puntos de la Bahía de Cádiz: en San Fernando, con sendas poblaciones en el Cerro de Los Mártires - donde la encontrara Pérez Lara más de un siglo antes - y en la Punta del Boquerón; en el término de Cádiz capital, con una población en Santibáñez, y una más junto al Meadero de la Reina, pedanía de Puerto Real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario