miércoles, 14 de noviembre de 2012

Cytinus ruber


La familia Rafflesiaceae está compuesta exclusivamente por especies parásitas e incluye la flor individual más grande que se conoce, Rafflesia arnoldii, originaria de la isla de Sumatra, que alcanza hasta un metro de diámetro. Esta familia está representada en Europa por el género Cytinus, cuyas especies tienen flores de tamaño bastante más discreto.
Cytinus ruber
En la Península Ibérica el género Cytinus presenta dos especies: Cytinus hypocistis y Cytinus ruber. La primera tiene las flores de color amarillo y las brácteas y bractéolas que las rodean rojas o de un rojo anaranjado o escarlata, mientras que la segunda tiene las flores blancas o de color blanco rosado y las brácteas y bractéolas rojo carmín.

Cytinus ruber, brotando del suelo
Cytinus ruber, como las demás especies de su familia, no tiene hojas ni otras partes verdes, es decir, carece de clorofila y por lo tanto no puede procesar su alimento, así que depende totalmente de su planta hospedante, y ni siquiera posee verdaderas raíces. Las hojas tienen aspecto de escamas y el color de las brácteas; de hecho hay autores que consideran que no son verdaderas hojas, sino brácteas también. Las hojas cubren los tallos, y la mayor parte de unas y otros son subterráneos, de manera que son principalmente las flores y sus brácteas y bractéolas, y por supuesto los frutos, los que emergen sobre el nivel del suelo.
Cytinus ruber
Cytinus ruber parasita a plantas del género Cistus – el de las jaras y jaguarzos – que tienen flores rosadas, principalmente a Cistus albidus, el jaguarzo blanco. En esto también se distingue de la otra especie del género, que parasita a plantas de este mismo género pero de flores blancas, o del género Halimium – también de la familia de las cistáceas – que suelen tenerlas amarillas.
Cytinus ruber
Cytinus ruber tiene una distribución general muy amplia, que comprende Canarias y la mayor parte de la región mediterránea, y por el este llega hasta el Cáucaso. En la Península habita sobre todo en el sur y este. En Andalucía se conocen muy escasas citas. Flora Vascular de Andalucía Oriental la considera rara, localizándola solo en sierras de las provincias de Málaga y Granada. Flora Vascular de Andalucía Occidental la sitúa solo en la Subbética Sevillana. Nuestro admirado Pérez Lara solo encontró a Cytinus hypocistis, y así lo refleja en su Florula Gaditana. Las primeras citas de la especie de que tenemos noticia aparecen en el libro Flora del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, publicado en 1987. Sus autores, Aparicio y Silvestre sitúan a Cytinus ruber en El Gastor y en El Bosque, en ambos casos a unos 700 metros de altitud. Federico Sánchez Tundidor la cita en la Cueva de Las Palomas, en Los Barrios, y en la Sierra de Las Cabras, San José del Valle.
Cytinus ruber


Nuestro primer encuentro con esta especie data de 1997: un solo ejemplar en el Campo de las Encinas, en Grazalema. Luego se abre un amplio período de trece años sin volver a verla hasta que en 2010 multiplicamos las observaciones. En marzo encontramos un buen número de ejemplares brotando en la Sierra de San Cristóbal, prácticamente en el límite entre Jerez y El Puerto. Cosa de un mes después observamos una nutrida población en plena flor en Tavizna, término de Benaocaz, en una zona que había sufrido recientemente un severo desbroce que había acabado con gran número de jaguarzos blancos de buen porte. Y en mayo, una población en la Sierra de Albarracín, entre El Bosque y Grazalema, cerca de donde anteriormente la observasen Aparicio y Silvestre, otra junto al arroyo del Ahijadero, en Grazalema, y unos pocos ejemplares casi marchitos en la sierra de Líjar, en Algodonales. Esta última cita la pudimos confirmar el pasado año 2011, con unos cuantos ejemplares más, esta vez en su óptimo de floración, en otro punto de la sierra, y además sumamos otra población nueva en la Sierra de Ubrique.
Cytinus ruber, junto a su hospedante Cistus albidus
Cytinus hypocistis tiene una distribución general más reducida, aunque incluye Canarias y buena parte de la región mediterránea, pero es relativamente frecuente en buena parte de la Península y Baleares.
Cytinus hypocistis
Últimamente hay quien considera que el género Cytinus pertenece a la familia de las Cytinaceae, y también hay quien defiende que Cytinus ruber es una subespecie de Cytinus hypocistis, y se refiere a ella como Cytinus hypocistis subespecie clusii, pero en Flora iberica, F. Villar, autor del género, sostiene que las diferencias de coloración y forma de la flor, así como la especificidad del hospedante, permiten distinguir inequívocamente las dos especies.

9 comentarios:

  1. Que linda, esta tadavia no la encontre, espero verla por aqui algun dia. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes afición hay maravillas como esta esperando en el campo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Como siempre, interersante especie y extraordinaria la descripción que haceis de ella..esta no la conocia, Cytinus hypocistis si..enhorabuena por todo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Esperamos que sigas interesado por las plantas que compartimos con vosotros durante mucho tiempo.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Buena entrada sobre la historia y actulidad de los Cytinus en la provincia. Tengo una buena colección de fotos de estas vistosas flores. La C. ruber las he visto en la Sierra San Cristóbal (como vosotros) y en la Sierra de las Cabras (de paseo con Iñigo). También conozco una población en el Arroyo del Gato (junto al circuito de velocidad de Jerez). Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose Manuel.
      Por tus palabras, por visitar nuestro blog y por compartir tus datos con nosotros. Es un placer que nos lea un naturalista de a pie (de los que recorren los senderos a pie) y conocedor de la provincia como tú.
      También a nosotros nos gusta acercarnos por tu blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Paco: de casualidad, paseando mi perra, descubrí el año pasado un buen número de ellas en una parcela de la urbaniz SAN ANDRES GOLF, entre marzo y mayo .
    Seguimos y consultamos a menudo vuestra web/blog

    Saludos, PepeyPepa-Pto REAL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir aquí vuestras observaciones, y por seguir nuestro blog.
      Es muy agradable poder dialogar con otros aficionados a las plantas que nos movemos por los mismos campos.
      Cordiales saludos.
      Paco.

      Eliminar
    2. Gracias por el seguimiento que nos hacéis. Para nosostros es lo más importante.
      Está claro a raiz de las últimas observaciones que es una planta que por crecer al abrigo de las jaras ha pasado desapercibida más de la cuenta y que su distribución al menos en la provincia de Cádiz es más amplia de lo que se creía.
      Doble abrazo.
      Javier.

      Eliminar